Enseñando a ser ordenados

El orden es fundamental en la vida de los más pequeños, tanto como la alimentación, el sueño o la higiene. El orden es indispensable para su desarrollo pues les sirve para organizar y asimilar el mundo que están empezando a descubrir.

Aunque como es lógico los niños son incapaces de ser ordenados por sí mismos, por lo que esta tarea, la de enseñarles a serlo desde sus primeros meses, dependerá de sus padres y/o educadores.

¿Por qué es importante el orden para los niños?

El orden es un elemento necesario para su aprendizaje. Les proporciona seguridad, les permite organizar los conocimientos que van adquiriendo cada día y les ayuda a comprenderlos. Su mundo debe estar ordenado para ser entendido.  Ordenado en el espacio y en el tiempo.

Orden temporal

Instaurar un orden en el tiempo, con horarios y rutinas que les ayuden a crear un hábito, fijando tiempos para las comidas, los juegos, el baño, el sueño, etc., es de suma importancia para su desarrollo. Saber qué va a pasar en su vida les aporta seguridad.

El niño debe aprender que hay unas horas para comer, para jugar y para dormir, y que debe respetarlas. De este modo sabrá, además, cómo actuar.

Orden espacial

Al hablar de orden también debemos referirnos al equilibrio en el entorno del niño. Este además no debe de ser solo estético, quizás menos relevante, sino sobre todo, práctico.

El orden a su alrededor le proporciona autonomía, pues al saber dónde están las cosas, no necesitará a los demás para que se las proporcionen, lo que fomentará su independencia. Para ello será imprescindible facilitarle un espacio propio, donde se establezca un lugar para cada una de sus pertenencias, de modo que pueda guardarlas, organizarlas y controlarlas.

Si no hay orden en su entorno, es imposible que aprenda a recoger o sea autónomo. Un ambiente ordenado le ayudará a orientarse y a comportarse.

¿Cómo ayudarles a ser ordenados? Continue reading Enseñando a ser ordenados